Grop 2012, un vino blanco de viogner que brilla en La Mancha

Noticias: 

Cosecharon su primer logro cuando prácticamente acababan de salir al mercado. La primerísima puesta en escena de su vino blanco Grop 2012 consiguió este año un prestigioso Bacchus de Plata por parte de la Unión Española de Catadores. Sus artífices casi no salían de su asombro, aunque sabían que el trabajo de fondo lo merecía.

Pese a su nombre balear, Grop es un vino blanco de la D.O. Tierra de Castilla y, según sus responsables, el único elaborado en La Mancha con la viognier como protagonista (88%), variedad a la que se añade un toque de moscatel. Primera singularidad, a la que podemos sumar las técnicas de cultivo en las viñas de Esteban Carrero, un viticultor manchego dispuesto a sacrificar la cantidad por la calidad de la uva. Un “Quitote” del viñedo.

De su viognier se nutre Bodegas Mirador del Cigüela para hacer este delicado Grop, un blanco de atractivo color amarillo y con una atractiva nariz, en la que afloran los toques tropicales y cítricos, los recuerdos de hierba luisa, las notas de tomillo y limón. Un vino frutal y sedoso, de los que logran combinar elegancia y finura en un trago fresco, alegre, que deja una notable persistencia en boca.

Grop pasa dos meses removido en sus lías finas después de su fermentación y antes de su embotellado, un proceso que potencia la estructura, suavidad, untuosidad y longitud del vino. Y eso, unido al potencial aromático de la viognier y la moscatel, lo convierte en un producto atractivo y seductor.

Lo del nombre balear le viene del origen de los propietarios de la bodega, que han apostado por la elaboración de vinos de calidad en la zona de Villarta de San Juan (Ciudad Real). Tras su logrado primer blanco, la siguiente apuesta de su enólogo y asesor técnico, José Sánchez-Barba, pasa por los jóvenes tintos y crianzas que descansan en sus barricas, elaborados a base de tempranillo, cabernet sauvignon y merlot, en los que ya se atisban muchas pistas de los grandes vinos en los que van camino de convertirse.

Hay en Mirador del Cigüela un interesante proyecto de “vinos de garaje”, en el mejor sentido de la expresión, que no es otro que el de hacer las mejores producciones posibles, con los medios imprescindibles y con la seguridad de contar con el buen hacer de sus profesionales y una cuidada materia prima.

El buen hacer lo pone José Sánchez-Barba, que lleva más de 20 años dedicado a la elaboración de vino en varias bodegas manchegas y alguna madrileña. La materia prima procede en buena parte, y en el caso de la viognier en parte entera, de las 26 hectáreas de viñedo de Esteban, en las que además de la anterior cultiva merlot, syrah, moscatel de grano menudo y petit verdot. Cultivos de diseño y meticulosamente pensados para optimizar el riego y la calidad de la uva, so pena de obtener rendimientos menores y, por tanto, menos dinero. Pero las convicciones y la honestidad personal suelen superar lo material. Un camino más difícil, eso sí, con metas muy placenteras.

Categoria: