Los felices 75 de Viña Ardanza

Noticias: 

Rioja de alta definición. Pureza y nitidez en una copa sedosa y delicada. Viña Ardanza Reserva 2008 tiene un acierto infalible. Inmensos 75 años de un vino imprescindible, de los que escriben con tinta fina el guión de una historia memorable.

 

Cada gota de Viña Ardanza contiene la herencia genética de un vino mimado que con los años se ha convertido en todo un señor. Este rioja emblemático que nació en 1942 guarda recuerdos de una marca mítica convertida en referente de su denominación de origen y de su bodega, La Rioja Alta, S.A.

 

Ha tenido cosechas extraordinarias en 19645, 1973 y 2001. Excepcionales en 1970, 1985, 1989, 1995, 1996, 2004, 2005 y 2007. Una trayectoria de éxito. Ya se sabe que los buenos vinos bien envejecen, pero este tempranillo de viñas treintañeras viene en su cosecha de 2008 por primera vez acompañado de una fina y aromática garnacha con la que avanza por la vida con seguridad y decisión. Hablamos de un reserva que respira vida en la intensidad y el brillo que su rojo picota transmite desde la copa, en la frescura que exhala, en sus notas de cereza, especias, tabaco, café, caramelo. Lo admite todo. No se priva de nada.

 

Sabroso, estructurado, elegante, manto de seda para todos los paladares. Y un final largo, como no puede ser de otro modo, que explica el desenlace dulce y delicioso. Viña Ardanza celebra su 75 aniversario como una historia viva. La historia de cómo disfrutar de todo un “vinazo” por menos de 20 euros.

 

Además, para celebrar el aniversario, la bodega La Rioja Alta, S.A. ha lanzado una exclusiva colección de lujo de 2.000 botellas en tamaño Jeroboam (de tres litros) con el logotipo conmemorativo personalizado con cristales de Swarovski. El doble Mágnum se presenta además en un estuche que incluye un sacacorchos de madera para facilitar su apertura.  Su precio ronda los 300 euros.

Categoria: