Rueda se pone en ruta

Noticias: 

Cerca de 60 bodegas, alojamientos, restaurantes y otros servicios y actividades turísticas se han sumado ya a la Ruta del Vino de Rueda, que ha dado sus primeros pasos con la constitución de la Junta Directiva, presidida por Carlos Moro (Bodega Emina) y con Cristina Solís (Bodega Prado Rey) como vicepresidenta. También se ha constituido una gerencia formada por los socios de la Asociación Española de Ciudades Españolas del Vino (Acevin) en la zona, que son los ayuntamientos de Rueda y Medina del Campo, así como la Mancomunidad Tierras de Medina, y en la que también han entrado los Ayuntamientos de La SecaSerrada y Nava del Rey, el Consejo Regulador de la D.O. Rueda, la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid y la Asociación de Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio de Valladolid.

La zona donde se desarrolla la Ruta del Vino de Rueda cuenta con recursos culturales y artísticos, una red de alojamientos de calidad y una oferta gastronómica atractiva, según cuentan sus promotores, que apuntan que las primeras tareas se centrarán en la elección de su imagen corporativa, la creación de un portal web y el diseño de un plan de acción, señalética y márketing. Después, se procederá a la formalización definitiva de la inscripción de sus socios y a la evaluación de los parámetros de calidad establecidos para la incorporación de Rueda a las Rutas del Vino de España, un proyecto financiado y promovido por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y coordinado por Acevin.

En la actualidad son ya 20 las rutas certificadas en las Rutas del Vino de España, cuyas bodegas recibieron 1,43 millones de visitantes en 2012. El vino se convierte en estas zonas en el hilo conductor de un turismo desde el que se pueden visitar lugares de valor cultural como el paisaje romano de Las Médulas en El Bierzo, la ciudad de San Cristóbal de La Laguna en Tacoronte-Acentejo, la Catedral de Jerez en el Marco de Jerez, la Mezquita-Catedral de Córdoba en Montilla-Moriles, el Parque Cultural del Vero en Somontano, los pueblos de Don Quijote en los Caminos del Vino de La Mancha o el patrimonio histórico-artístico de las rutas de Navarra, Penedès, Ribera del Duero o Utiel-Requena. Reclamos a los que se añaden alojamientos con encanto (hoteles, casas rurales, palacetes, masías y paradores), parajes naturales, villas de tradiciones milenarias y, como no, el placer de disfrutar de todo el universo del vino.