Think Pink 2016, cuando un ribera se tiñe de nácar

Noticias: 

Viña Vilano ha hecho una apuesta rompedora con una estrategia clara. La bodega de Ribera del Duero ha dado el salto a un rosado atrevido, elaborado como un “blanc de noirs” y que aspira a reinar en los lugares más cosmopolitas y modernos de la geografía española.

 

Think Pink 2016 se llama esta nueva creación de la que en su primer año han salido alrededor de 25.000 botellas a un precio aproximado de 10 euros. Como señas de identidad destacan su color nacarado con reflejos plateados, su estilo floral, su fruta y su intensidad. Elaborado a partir de la criomaceración de racimos enteros de tempranillo y un suave prensado de mostos, este rosado procedente de uvas tintas tiene cuerpo y juventud, la frescura con la que ha sido concebido para amenizar días y noches, terrazas junto al mar, ambientes “chill out” y lo que se ponga por delante.

 

La nueva etiqueta forma parte del proyecto de futuro de una bodega que cuenta con más de 350 hectáreas de viñedos, algunos centenarios y de los que nacen vinos ya emblemáticos como su Terra Incógnita, un ribera de autor con dos años de crianza en barrica que, en su cosecha de 2014, se presenta como un vino redondo, elegante, noble y fino. Este tributo al descubrimiento tiene un formato de botella borgoña, una etiqueta muy atractiva y un precio que ronda los 30 euros.

 

Sin embargo, un nuevo hermano amenaza con ocupar el nuevo “top” en la bodega. Se trata de un completo tempranillo de 2015 que verá la luz el próximo año con una producción muy limitada. Como señas de identidad, los responsables de la bodega buscan un carácter amable pero respetuoso con las características de la tierra y una decidida expresividad frutal. Ribera auténtico pero con aires de modernidad que cuenta con todas las bendiciones para ser un prodigio de la creación.

 

Y más nombres propios: Viña Vilano Roble Black 2015, tempranillo con ocho meses de crianza en roble francés, y Viña Vilano Crianza 2014, con 14 meses de barrica francesa y americana, forman parte de las producciones de esta bodega que también elabora vinos jóvenes y de media crianza, reservas y rosados tradicionales, además de un blanco de verdejo en la vecina denominación de origen Rueda. Un abanico de colores para todos los gustos.